Sala de prensa

Programa en 3D llega a 900 jóvenes en vulnerabilidad

 
Un proyecto busca fomentar la práctica de la tecnología para aquellos jóvenes que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.
 
Se trata del proyecto Talento Digital, desarrollado por la Fundación Omar Dengo, y que se encuentra patrocinado por Motorola Solutions Foundation.
 
Desde 2011, año de su fundación, hasta la actualidad, 900 jóvenes han mostrado sus habilidades con la creación de escenarios tridimensionales y acciones interactivas entre personales y programación.
 
La Fundación Omar Dengo adaptó una iniciativa desarrollada por la Universidad Carnegie Mellon de Estados Unidos, a través del uso del software Alice, con el propósito de empoderar a jóvenes entre 13 y 23 años.
 
Alice es un software educativo orientado a objetos con un entorno de desarrollo integrado, programado en Java y utiliza un entorno que crea animaciones mediante modelos en 3D.
 
En la actualidad, el programa se realiza a través de una modalidad e-Learning, organizada a través de dos cursos virtuales.
Dentro de los temas que estudian se encuentran "Animaciones 3D con Alice" e "Historias animadas en 3D".
 
Los organizadores buscan que el estudiante se motive por medio de la estimulación de la creatividad e interdisciplinariedad en la búsqueda de un desarrollo en plataformas tridimensionales.
 
Ana Lourdes Acuña, coordinadora de robótica y programación de la Fundación Omar Dengo, indicó que el acercamiento de los jóvenes por el 3D motivó a que surgiera el proyecto.
 
"Este proyecto surgió ante el interés que siempre vemos en los chicos por querer programar cosas diferentes.
Encontramos un software que sirve para programar ambientes en 3D. Pensamos en un proyecto de largo plazo para que los jóvenes se vayan entregando más a la tecnología", agregó.
 
Óscar Pérez, profesor de los cursos que desarrollan los jóvenes, indicó que el programa de estudio para sus estudiantes tiene una duración de ocho semanas.
 
"La metodología consiste en trabajar en un ambiente en 3 D, donde ellos desarrollan las primeras cuatro semanas un proyecto para que comprendan la herramienta y así entiendan la forma en trabajar los procedimientos. El proyecto busca comprender el uso de la programación de una forma modular", indicó.
 
Por su parte Óscar Urbina, de 16 años y vecino de Pavas, se enamoró del 3D por el uso de los videojuegos.
"Me interesé mucho porque desde joven jugaba a los videojuegos, siempre tuve la curiosidad de actualizar cada función de los comandos y personajes.
 
Desearía seguir trabajando y desarrollándome en el uso de las plataformas tecnológicas del 3D".
 
Los jóvenes que participan a este proyecto son de La Carpio, Gravilias, Frailes, Hatillo, Patarrá, Moravia, Ciudad Colón, y Alajuelita.