Sala de prensa

580 estudiantes recibieron campamentos tecnológicos en vacaciones

 
De acuerdo con Natalia Zamora, Directora de Educación del PRONIE MEP-FOD “los campamentos  ofrecieron a los niños y jóvenes oportunidades interesantes y retadoras para aprovechar su tiempo libre, como una acción que contribuye a evitar la deserción de medio año, incrementar el autoestima de las y los beneficiados y disminuir el riesgo social que conlleva la ociosidad cuando no hay adecuadas oportunidades familiares para invertir el tiempo libre”. 
 
Líderes tecnocientíficos
Niños y niñas de ocho escuelas tuvieron una experiencia de aprendizaje divertida, en la que generaron el conocimiento práctico de los circuitos cerrados y la transmisión eléctrica, conceptos como movimiento y conductividad. Para ello también usaron programas de programación como Scratch en conjunto del llamado picoboard y sensores.
 
“La FOD impulsó este taller de formación de estudiantes líderes tecno-científicos del Proyecto MoviLab Primaria (Laboratorios móviles con computadoras portátiles) con el deseo de que los estudiantes ocupen un lugar protagónico al desarrollar sus habilidades científicas de observación, experimentación, indagación, resolución de problemas, pensamiento y comunicación” comentó Zamora.  
 
Líderes de REM@
Esta propuesta de formación de líderes en la resolución de problemas técnicos y en el uso del recurso para aprender, se enfocó en que los estudiantes de liceos rurales puedan “resolver problemas técnicos simples que se presenten en sus computadora y que utilicen de una manera mucho más puntal los recursos de aprendizaje que se encuentran instalados en sus equipos incentivando la creación de productos educativos que fomenten la capacidad de comunicar, generar ideas y administrar la información” indicó la Directora del PRONIE MEP-FOD.
 
Con esta apuesta, el PRONIE MEP-FOD promovió un rol activo de los estudiantes para que gestionaran su propio aprendizaje y empiecen a ayudar a sus compañeros. Igualmente, se convirtieron en un apoyo al centro de soporte de la Fundación, pues ahora atienden problemas técnicos simples dentro del centro educativo, y en algunos casos hasta aplican sus conocimientos en la comunidad.
 
“El estudiante tuvo la oportunidad de empoderarse de la tecnología y realmente aprender haciendo sin tener que esperar a que el docente le esté diciendo paso a paso cómo hacer las cosas. De esta forma el estudiante pudo valorar las oportunidades que brinda el equipo para innovar en su aprendizaje” indicó Zamora. 
 
Qué Pro en las vacaciones
Los estudiantes que participaron de los campamentos del área de Laboratorios tuvieron una nueva perspectiva de la informática educativa, al experimentar la programación mediante Scratch 2.0. 
 
Estas iniciativas representaron una opción más para que los jóvenes aprendieran a programar y se beneficiaran de todas las ventajas que esta actividad ofrece. De acuerdo con Castro, “la programación trae consigo muchísimos beneficios para los estudiantes: les permite mayor autonomía, menos frustración ante el error, búsqueda de nuevas opciones para encontrar soluciones, trabajar colaborativamente con otros, compartir logros; es decir les permite enfrentarse a los problemas de una manera diferente”. 
 
A los campamentos de programación asistieron estudiantes de todos los niveles de secundaria que, en una semana pudieron conocer la herramienta, enfrentarse a retos diversos y ejercicios inconclusos para crear a partir de lo aprendido, de sus gustos e intereses nuevas opciones de programación. Castro indica que tal como decía Papert “la programación es la representación del conocimiento de una forma digital” y esto es lo que se pretendía lograr a través de estas experiencias.
 
Este tipo de proyectos son un medio para fortalecer las acciones de la campaña de programación “Qué Pro” la cual busca que jóvenes entre 13 y 17 años profundicen en el mundo de la programación, de manera fácil y divertida.