Sala de prensa

Colegios técnicos gradúan con visión empresarial

 
  • Los estudiantes no solo consiguen bachillerato, sino que una vez finalizados sus estudios pueden poner a funcionar sus ideas de emprendimiento, aseguró Elena Carreras, directora de Desarrollo Educativo de la FOD. 
Los trámites que se deben realizar para crear una empresa, los cierres fiscales ante el Ministerio de Hacienda e incluso los procesos de mercadeo, son conocimientos con los que se gradúan los estudiantes de colegios técnicos del país.
 
Esto gracias al programa Labor@ de la Fundación Omar Dengo (FOD), que actualmente reciben alumnos de unos 211 centros educativos.
 
Aunque la mayoría se trata de colegios técnicos, también se imparte en centros nocturnos y en unas diez instituciones educativas académicas se da de forma extracurricular, donde incluso existe una lista de espera.
 
La Fundación buscó metodología y halló la propuesta "Practice Pyme", que se desarrolla en Europa y en Estados Unidos, la cual decidió copiar para los alumnos costarricenses.
 
"Iniciamos la búsqueda de metodologías sobre cómo fortalecer en los jóvenes las habilidades de emprendedurismo y los procesos de incubación de empresas. El programa simula los procesos de gestión y de formación de una empresa, conocen diferentes escalas para formarlas. El estudiante llega a la empresa, trabaja en el área de contabilidad, de mercadeo, de recursos humanos y al final tiene la posibilidad no solo de desarrollar una idea sino de crearla", indicó Elena Carreras, directora de Desarrollo Educativo de la FOD.
 
En total unos 13.895 estudiantes salen con esta formación anualmente, que aprendieron entre 40 y 170 horas, dependiendo de si se trata de estudiantes de quinto o sexto año del colegio.
 
Un aliado del programa es el Banco Nacional, que puso a disposición la plataforma Banco Labor@, un simulador de banco virtual para que realicen ventas de sus productos y negocios con las empresas de otros de sus compañeros o alumnos de otras instituciones.
 
A estos estudiantes se les enseña sobre la responsabilidad social de empresa; es decir, no solo saben hacer negocios de compra y venta, sino que en este proceso de simulación deben efectuar el pago de impuestos, trámites en Tributación Directa y los pagos de cargas sociales a la Caja.
 
Al finalizar el programa, los graduados no salen con una nota, sino que envían un portafolio con todo el trabajo realizado y los evaluadores determinan el grado de desarrollo de su propuesta: si es nivel básico, si es estándar, analítico o si lograron crear una empresa consolidada.
 
Aquellos que consiguen el grado de “consolidada”, es porque durante las horas del proyecto realizaron transacciones, ventas, plan de negocios e incluso iniciaron procesos de importación y exportación.
 
Gracias a este programa, los estudiantes egresan del sistema educativo con mejores capacidades para la empleabilidad y también porque adquieren habilidades interpersonales.
 
"Haber simulado el proceso les permite conocer cómo funciona una empresa, los puestos de rotación, entienden qué hacen las gerencias y lo que yo puedo aportar. Incluye determinar si soy buena líder y puedo llegar a ser gerente, o si soy buena vendiendo y estructurada en la contabilidad entonces mejor apoyo el área de mercadeo", ejemplificó Carrera.
 
EN EL 100% DE COLEGIOS TÉCNICOS
La mayoría de los estudiantes que tienen su propuesta de empresa con Labor@ son de colegios técnicos. El próximo 20 y 21 de octubre se realizará un encuentro donde exhibirán sus trabajos.
 
13.895 estudiantes Total en Labor@
10.830 estudiantes Provenientes de colegios técnicos