Sala de prensa

“Todo en un instante… nada” Claudio Corrales

 
 
La fotografía también es una forma de expresarse, eso lo sabe perfectamente el muralista, artista urbano e ilustrador Claudio Corrales, quien preparó un trabajo especial titulado “Todo en un instante… nada”, con el cual pretende retratar anónimamente al ser humano a través de las máscaras que pone la sociedad, por medio de una secuencia donde inclusive él es partícipe activo.
 
 
Este joven es profesor universitario y tiene un proyecto de rescate a la gráfica popular costarricense, incluso su trabajo titulado “La Buena Cara” lo llevará a participar en la quinta Bienal Iberoamericana de Diseño en Madrid (BID 2016), un evento donde grandes exponentes de Latinoamérica, España y Portugal estarán presentes junto al tico, lo que engrandece aún más sus exposiciones.
 
“Hablando propiamente de esta exposición que estoy realizando, gira en torno al teatro y básicamente es una búsqueda de tratar de entender a mi propia persona a través de lo que retrato. Quiero dejar claro cómo es la fotografía y cómo funciona, ya que detiene el tiempo en un instante, básicamente es una exploración donde se arman las fotos de forma espontánea”, comentó.
 
Para complementar este trabajo, también se elaboró un video-arte que habla sobre un texto escrito por Corrales, al cual titula “Pisoteado”, donde relata una experiencia complicada que tuvo cuando fue arrastrado por una ola.
 
EL ANONIMATO
 
Con respecto a por qué decidió dejar sin rostro las imágenes, para que no se pudiera contemplar a sus verdaderos protagonistas, el artista afirmó que deseaba utilizar las máscaras y a su vez jugar con otros elementos externos, como la luz natural, ya que por medio de ella el retratado puede expresar ese sentido de anonimato, lo que intentó reflejar por medio 9 distintas fotografías.
 
“Me interesa mucho el tema de la máscara como investigación, porque básicamente el ser humano es un ente que no expresa 100% de su personalidad todo el tiempo y funcionamos en espacios específicos, por lo tanto, sacamos ciertas máscaras que hacen que nuestra vida sea mejor o peor, dependiendo de las circunstancias que se le presenten a cada uno”, dijo.
 
La exposición también tiene mucho que ver con su propio autor, ya que refleja ciertas ansiedades sobre lo que Corrales busca o desea en su vida, así pues, quiso acompañar con imágenes la relación espacio-tiempo de ese momento específico donde y cuando estaba viviendo, por lo que usted debe visitar este trabajo para comprender e interpretar su verdadera dimensión artística.
 
Si usted quiere contemplar este trabajo, puede visitar la fundación Omar Dengo, sitio en que la exposición permanecerá abierta para todo el público de forma gratuita hasta el próximo 19 de diciembre.